Salesforce CRM: tendencias tecnológicas para 2020.

Las tendencias para 2020, según Gartner, se centran en la idea de “espacios inteligentes centrados en las personas”. Esto nos lleva a analizar cómo esta nueva estructura afectará a las aplicaciones que a día de hoy conocemos de Salesforce CRM

El primer cambio de paradigma que advertimos para esta nueva década parece ser el deber de las organizaciones de considerar primero el contexto empresarial y humano de las innovaciones, en lugar de construir una pila de tecnología y luego explorar sus posibles aplicaciones. Estando así las cosas, veamos lo que nos depara el próximo año:

Asistentes digitales

A fuerza de agresivos descuentos en su PVP (Black Friday, Boxing day, Navidad, Amazon Days…) los asistentes inteligentes ya son un miembro más de la familia en muchos hogares. Superada esta barrera, la tendencia es que su popularidad crezca también en las empresas. 

Junto con la IA trabajarán con datos en la nube, entregando información más personalizada y eficiente, sin haber invertido tiempo en capacitarlos. Recopilar datos más rápidamente, mejorando la comunicación y la experiencia del usuario, será un facilitador para que la empresa gane en agilidad. Te recomendamos la lectura de nuestro post sobre lo que Alexa ya es capaz de hacer por tu negocio.

Inteligencia artificial y aprendizaje automático

Las plataformas de IA con funciones automatizadas de machine learning se volverán cada vez más populares dado que, como hemos aprendido en Salesforce CRM, proporcionan interfaces de usuario óptimas para conseguir que la IA esté disponible para los no expertos. Esto ayudará a más personas y empresas a desarrollar su propia tecnología de IA.

Hablaremos con más confianza del “perfeccionamiento humano” (human augmentation), campo de investigación que tiene como objetivo mejorar las capacidades humanas a través de la medicina o la tecnología. Este aumento cognitivo mejora la capacidad de un humano para pensar o tomar mejores decisiones, es una prolongación de nuestro cerebro que, por ejemplo, explota la información para mejorar el aprendizaje o sacar el máximo partido a nuevas experiencias.

De la automatización de Procesos (RPA) a la hiperatomatización

Responder a un email de forma instantánea o implementar bots en las plataformas de atención al cliente ya no es novedad a día de hoy. El dinamismo y la rapidez en el crecimiento que buscan las empresas nos llevarán a la hiperautomatización. Este concepto se refiere no solo a la utilización de una gama de herramientas que pueden automatizarse, sino también a la sofisticación de la automatización (descubrir, analizar, diseñar, automatizar, medir, monitorear, reevaluar..)

Realidad aumentada y multiexperiencia

En este año hemos consolidado la prueba de lo importante que es centrarse en la experiencia de usuario (te recomendamos este post en el que analizábamos su importancia)

En el futuro próximo, hablaremos de “experiencia ambiental”, dando un paso delante de lo que hoy llamamos “multiexperiencia”. Vivencias inmersivas que usan realidad aumentada (AR) y virtual (VR), realidad mixta, interfaces humano-bot, y tecnologías de detección. La combinación de estas tecnologías nos llevará a la multiexperiencia: el reemplazo de las “personas con conocimientos de tecnología” por “tecnología con conocimientos de personas”.

El 5G

Esta esperada red permitirá un intercambio de información más rápido y potente, optimizando las transferencias de datos. Además, consumirá consumir menos energía que el 4G, y se conectará mucho mejor con ciudades inteligentes e IoT.

Internet Of Things y Edge Computing

El procesamiento de la información se encontrará, cada vez más, muy cerca de donde las “cosas” y las personas consumen esa información. El objetivo es simple, reducir la latencia. Pero también formar las bases para espacios inteligentes y acercar las aplicaciones y servicios clave a las personas y dispositivos que lo usan.

Por tanto, el IoT irá de la mano del Edge Computing, y su relación será indispensable para aquellos que desean más agilidad y un gran rendimiento a la hora de enviar información en tiempo real.

En otro orden de cosas… experimentaremos las mieles (o las hieles) del deepfake para las masas (cualquiera podrá grabarse un vídeo suplantando a otra persona de forma más o menos creíble) gracias al uso de las Redes Neuronales Generativas Adversarias, una nueva forma de usar deep learning para generar imágenes que parecen reales.

Además, veremos a múltiples industrias de telecomunicaciones realizar agresivas jugadas para formar parte del lucrativo mundo del gaming; veremos cómo el uso de la eSIM para teléfonos móviles se generaliza, con el consiguiente desuso de la tarjeta física; y los dispositivos de consumo se acercarán a la precisión del grado médico (¿cómo estás? ¿cómo has dormido? ¿cuáles son tus niveles de oxígeno en sangre? ¿actividad cerebral?).

Como podéis ver… ¡nos espera un 2020 muy interesante! 🙂