¿Qué es la Metodología Ágil y cómo se ha implementado en Nubika?

Desde hace unos meses estamos colaborando con el CENTIC y el INFO de la Región de Murcia para implantar la Metodología Ágil en nuestros equipos de trabajo. Para ello, la dirección de Nubika ha trabajado mano a mano con estas dos organizaciones para mejorar nuestros procesos de organización, trabajo y gestión de equipos.

La Metodología Ágil como forma de trabajo

Las metodologías ágiles son un conjunto de formas de gestionar proyectos con rapidez y minimizando los riesgos. Estos riesgos pueden ser: no cumplir los plazos de entrega, el coste por aumentar las horas y el equipo que tendremos disponible para responder a los cambios imprevistos en los proyectos.

Hay varios tipos de gestión de esta forma de dirigir los proyectos (SCRUM, Kanban, Lean Startup, Design Sprint, etc.) pero nosotros nos vamos a centrar en la que actualmente estamos usando, SCRUM.

Procesos de transformación ágiles en Nubika

¿Qué es SCRUM?

Esta metodología tiene como objetivo principal la colaboración y el trabajo en equipo. En Nubika la utilizamos como base de los proyectos, para entregar al cliente lo que necesita en cada momento, que las entregas vayan por fases y no se alarguen demasiado, para que los costes en cuanto a horas y tiempo del equipo no se disparen, y siempre asegurando que la calidad del proyecto sea la mejor.

Esta forma de trabajo tiene como fundamento la ejecución de proyectos en ciclos temporales cortos (2 semanas aproximadamente). Cada uno de estos ciclos tiene que proporcionar a nuestro cliente un resultado completo, que va desde el punto de partida (objetivos y requisitos iniciales), hasta el momento de entrega al cliente (demostración y feedback). 

Metodología Ágil: SCRUM

Proceso de trabajo:

El gran secreto de esta metodología está en los sprints, que hacen la labor de mini proyectos, permitiéndonos obtener la retrospectiva del cliente de forma frecuente y, así, ir adaptándonos al cliente para conseguir la mejor eficacia del proyecto final.

1. Inicio

Toma de requisitos, análisis y estudio de las necesidades identificadas. Para conseguir esto, en un primer momento tenemos que hacernos tres preguntas básicas:

• ¿Qué queremos conseguir?

• ¿Cómo lo queremos?

• ¿Cuándo queremos que esté listo?

Una vez tenemos las necesidades del proyecto identificadas, tenemos que ver cual es la envergadura de nuestro proyecto y las personas que intervendrán en él (entre 3 y 5 personas). Esto nos va a permitir aportar diferentes puntos de vista e ideas.

También, va a ser importante, en este primer momento, identificar quién va a ser el líder del proyecto, los stakeholders, crear el backlog de requerimientos y planificar el lanzamiento.

2. Planificación de los sprints

En segundo lugar, estimaremos e identificaremos las tareas a realizar, junto a esto, también, será el momento de planificar los sprints y las entregar al cliente. La clave del éxito para una buena administración del proyecto está aquí, en hacer una planificación y estimación real.

En este punto, el líder del proyecto tendrá que delegar tareas, hacer estimación de horas, de tiempos de entrega y crear una lista dando prioridad a estas tareas.

3. Implementación

Una vez que tenemos todas las bases del proyecto claras y planificadas, llegamos a la tercera fase, la fase de implementación. Esta es la fase de trabajo, desarrollo y ejecución, en ella todo el equipo deberá seguir el esquema marcado en las fases anteriores. 

También, es el momento de las dailys (reuniones diarias, que no duran más de 10 minutos), donde cada miembro del equipo contará cómo lleva sus tareas, los inconvenientes que le han podido surgir y cómo lleva la previsión de horas. En esta fase, también se pueden hacer ajustes de planificación, para poder subsanar los inconvenientes surgidos en el día a día, eso sí, tendrán que ser aprobados por el cliente.

4. Revisión y feedback

Cuando ya tenemos todo maquetado e implementado, llega el momento de hacer una revisión, tanto interna como con el cliente, y para ello debemos tener una alta capacidad autocrítica. Ya que, gracias a esta fase y a las conclusiones que saquemos de ella, podremos poner la guinda a nuestro proyecto y hacer los cambios oportunos.

5. Lanzamiento

Esta última fase, va directamente relacionada con la entrega del proyecto, la comprobación de que todo va según lo acordado y la satisfacción de nuestro cliente con el trabajo realizado.

Agradecimientos al INFO

Desde Nubika queremos agradecer al INFO de la Región de Murcia y al CENTIC, por apoyarnos en este proceso de adaptación e implantación de la Metodología Ágil en nuestros equipos de trabajo. Gracias a la ayuda “Cheque Innovación” recibida por parte del INFO, hemos podido implementar este proceso de trabajo útil para todos nuestros proyectos.

También, creemos en la necesidad de implantar este tipo de proceso de trabajo en empresas tecnológicas, sobre todo, durante este último año, con la llegada del trabajo en remoto y las reuniones en la distancia.

Logos: Unión Europea, INFO Región de Murcia y Fondo Europeo de Desarrollo Regional.